#Opinión ¡A votar por Venezuela! (Alfonso Hernández Ortíz)

Alfonso Hernández
Alfonso Hernández

Ante el cierre de la campaña electoral, con las promesas realizadas por los candidatos que polarizan este proceso, pueden sobrar razones y argumentos sociopolíticos para votar o no votar, sin embargo considero que nos corresponde asumir nuestro derecho y escoger a los mejores gobernantes que puedan lograr impulsar los cambios importantes que exige el país, atacar las carencias que se manifiestan con preocupación y aunque el pronóstico no es tan optimista, y los elegidos no podrán resolver solos los problemas, el beneficio de la duda me permite creer que tendrán la intención de trabajar por ello.

Además de tener las ganas y la voluntad política de hacerlo bien, deben acompañarse de verdaderos “gerentes públicos”, que no solo tengan el conocimiento, habilidades y destrezas para gobernar, se hace necesario que posean la vocación, la actitud y el deseo de servir, de convertirse en ejemplo de rectitud, de transparencia en el ejercicio de sus funciones, requieren de un excelente equipo de gobierno, que de resultados, que resuelva, que solucione y sea eficiente en el desempeño de su gestión, ya que más que cuentos políticos la gente espera pronta respuestas a sus problemas.

Ya las promesas se hicieron, tocará cumplir, y de eso se trata la política, en tiempo de elecciones de convencer y vencer, los candidatos han hecho un esfuerzo enorme para tratar de mantener la confianza en quienes ya habían convencido y en pretender convencer a quienes han llamado “los indecisos” de levantarle el animo a quienes daban todo perdido y demostrar que hay un camino, de progreso, de posibilidades de futuro, representado por quienes tendrán la responsabilidad de llevar las riendas de los municipios y del estado Zulia, tendrán que generar prontamente los cambios, cumplir con las palabras que han asumido, sin excusas o pretextos, soluciones es lo que espera la ciudadanía.

Los cambios que exige el país requiere la participación e involucramiento de todos, este es el primer peldaño que nos prepara para las elecciones presidenciales del 2018, que desde ahora ya deben estar presentándose las caras que aspiran llevar las riendas de la nación hacia el futuro, los desafíos son muchos, pero la esperanza que si podemos salir del atolladero no puede perderse, por eso es necesario que mantengamos nuestra lucha firme y defendamos el instrumento del voto como arma de cambio para vivir en paz y contribuir con nuestra cultura democrática.

La tarea también incluye a los “partidos políticos” del gobierno y la oposición, quienes desde adentro deben y están llamados a permitir la democracia interna, la disidencia, la discusión de programas y proyectos los debates de propuestas e ideas, la formación de verdaderos dirigentes con esencia y vocación democrática, dejando a un lado el personalismo, el nepotismos, los pactos ominosos, y la permanencia eterna en los cargos de dirección del partido, permitiendo la alternabilidad, ya que para exigir democracia se debe practicar la democracia desde adentro, el ejemplo debe comenzar por casa, promoviendo elecciones internas para la escogencia de sus liderazgo, y la verdadera ampliación y profundización de la democracia que tanto se pregona y poco se practica.

De igual forma “los ciudadanos” tenemos un compromiso mayor, fomentar la participación ciudadana a través de organizaciones no gubernamentales en las áreas de acción que consideramos oportunas intervenir, dejando de esperar únicamente la respuesta del Estado para poder resolver en asuntos de la ciudadanía que podemos intervenir nosotros mismos.

El papel de “la empresa privada, las universidades, los sindicatos, los medios de comunicación, la iglesia y otros grupos de interés” que de igual forma debe ser ejemplar, convirtiéndose en instituciones que puedan coadyuvar firmemente en la construcción de un país, asumiendo cada quien el papel y el rol y papel que le corresponde en la sociedad.

Seguramente es mucho pedir, solo es necesario que todos podamos involúcranos en hacer de Venezuela un gran país y finalmente reconocer que la responsabilidad no solamente recae en los gobernantes, responsables somos todos y tenemos el deber de dar lo mejor por nuestra tierra, ya que es la única que tenemos, todos a votar que Dios nos bendiga y que gane Venezuela.

 

Alfonso Hernández Ortíz

Politólogo/Abogado
[email protected]/@AlfonsoZulia